Categorías
Inbloggernable

Dos peces de hielo en un whisky on the rocks haciendo copywriting

Hace poco escuché una historia curiosa en un programa de radio sobre Sabina que me parece muy esclarecedora y quiero que la conozcas también.

Porque esta historia te puede ayudar.
Porque define perfectamente lo que queremos decir los marketeros cuando te decimos aquello de “sé tú mismo que no hace falta copiar a nadie».
Porque explica en qué consiste el branding sin tener nada que ver con publicidad.

A lo que voy.

Contaban en un programa matinal que Joaquín Sabina,  el cantautor, al principio de su carrera intentaba cantar bien.

Sabina es único.
Te dibuja el desamor como un duelo que dura 19 días y 500 noches y te lo crees. Porque qué duras son las noches cuando echas de menos a alguien.
Y lo hace con la voz típica de alguien que ha fumado toda la vida y se ha bebido hasta el agua de los floreros.

Pero al principio de su carrera intentaba disimular esa voz cazallera y acentuar la melodía.

Y le iba fatal.

Hasta que alguien le recomendó muy sabiamente que dejase de perder el tiempo.
Que no cantaba bien.
Que no iba a cantar mejor en la vida.
Que para voz, la de la Caballé.
Que escribía como un genio y que se centrase en eso.
Y que si la voz que le salía evidenciaba su vida nocturna, que adelante con ello.
También lo hacen sus letras, qué absurdo intentar esconderlo.

Y ese cambio supuso el despegue en la carrera de Sabina.
Sacó su voz de tos de viejo y triunfó.

Nadie se imagina una canción de Sabina con una voz dulce, ni siquiera limpia.

No sé. ¿Tú te imaginas a Bisbal cantado esto?

“Y regresé 
A la maldición del cajón sin su ropa, 
A la perdición de los bares de copas, 
A las cenicientas de saldo y esquina, 
Y por esas ventas del fino Laína, 
Pagando las cuentas de gente sin alma 
Que pierde la calma con la cocaína.”

Pues eso.

Que si quieres que transmita la esencia de tu proyecto con tus palabras, no las de la competencia, ni las que dice todo el mundo, ponte en contacto conmigo.
Si antes quieres saber por qué textos podemos empezar, puedes hacerlo aquí.

Un saludo,
R.

PD: Oye, que puede que Bisbal haya versionado a Sabina, pero que no me pega nada.