¿Empresa colibrí?

¿Conoces la fábula del colibrí?

Pues era una vez que en un bosque durante un incendio todos los animales salieron huyendo. Desde los más pequeños como los ratoncitos hasta las grandes bestias como los osos y los ciervos.
Todos huían del fuego.

Excepto el colibrí.

El colibrí que con sus pequeñas alitas volaba hasta el lago, cogía el poquito de agua que podía y lo echaba a las llamas.

Y así una y otra vez. Una y otra vez.
Y vuelta a empezar del lago a las llamas.
Una y otra vez.

Así que los animales que estaban alucinando, viendo cómo intentaba el pequeño colibrí enfrentarse al gran incendio, le preguntaron. «¿Qué haces que no huyes? Con lo pequeño que eres no vas a conseguir nada».

Y el colibrí muy digno les dijo «Yo solo no puedo, pero este bosque es mi casa y voy a hacer mi parte».

Ahora, solo tú puedes decidir cómo quieres que acabe la fábula. Puede que la entereza del colibrí animase al resto de animales a trabajar en contra de las llamas, extinguieran el fuego juntos y consiquieran recuperar el bosque.

O puede que lo dejasen tirado y muriese achicharrado.

Yo prefiero pensar que el final es el primero.
Por eso, si tienes un proyecto de esos que ayudan a hacer de este mundo un lugar más amable, quiero trabajar contigo.

No es necesario que seas una ONG, soy de las que piensan que las cosas más sencillas pueden aportar una felicidad inmensa.

¿Eres una empresa colibrí?¿Haces más felices a las personas con tu proyecto?¿Ayudas a mejorar el mundo por poco que sea?

Entonces, escribo para tu negocio.