Categorías
Inbloggernable

Estrategias de marketing que demuestran que no hace falta purpurina

Últimamente he visto un par de campañas de marketing de Burger King que me flipan.

Son originales, arriesgadas y divertidas.

Y no tienen ni pizca de purpurina.

La primera son una serie de radiografías de caras de gente a la que se le había desencajado la mandíbula comiéndose una Whopper.

El eslogan: We warned you it was big (te advertimos de que era grande).

Me gustó tanto que lo compartí en algunos grupos con colegas de profesión, aunque no tuvo la acogida que yo esperaba. A nadie le llegaba tanto como a mí.

Puede ser que porque yo soy de esas personas a las que una buena hamburguesa les parece uno de los mejores inventos del planeta, que cuando pienso en darme un homenaje hamburguesil no es para quedarme con hambre y desde luego me atrae más la idea de que la súper hamburguesa no me quepa en la boca a que se me quede en un colmillo.

Pero más allá de eso, me gusta porque es una campaña valiente.

A ver, cualquier empresa pensaría que hay que tapar una lesión producida por un producto suyo. Pero Burger King la utiliza como reclamo.

Y conoce a su público: el que se va a comer una hamburguesa de tres pisos no quiere picotear como un pajarito.

La otra campaña es la de “Real Meal”, en contraposición al “Happy Meal” de McDonald’s. Son hamburguesas en cajas, que en vez de ser happy, son cualquier otra cosa. Y el eslogan del Real Meal es que No one is happy all the time. And that`s ok (nadie está feliz todo el tiempo y eso está bien).

Joder. A mí eso me parece súper potente.

Cuando estás en un momento de f*ck them all, igual si te cruzas con la sonrisa de Ronald McDonald te entran ganas de partirle la cara.

Ahora una hamburguesa también es apropiada para los momentos de bajón.

Si quieres que escriba para ti textos que conviertan los defectos de tu producto en virtudes de venta, ponte en contacto conmigo.

Si antes quieres ver con qué textos podemos empezar a trabajar, puedes hacerlo aquí.

Un saludo,
R.

PD: A algunos este tipo de campañas les parecen de mal gusto. Cegatos.