Categorías
Inbloggernable

Por qué es mejor ser odioso que resultar anodino

Hanna es una película de hace algunos años, que trata sobre una (súper) chica criada en las montañas por su padre y alejada de la civilización.

Me gusta todo de esa película.
Me gusta la fotografía.
Me gusta la música.
Me gusta el reparto.
Me gusta la historia.

Ahora han sacado una serie que trata la misma historia con más detalle. Cuando la vimos anunciada mi maromo y yo, estuvimos contando los días hasta el estreno.

Cuando la sacaron, reservamos un domingo para verla de maratón e hicimos palomitas.

Es una mierda como un piano.

En la película los personajes tienen una personalidad desbordante. El que es violento, es estremecedoramente violento. El que es tierno consigue que sientas algodón de azúcar en el corazón.

Por ejemplo…

Hay una chica que se cruza con Hanna durante su odisea para llegar a Berlín.

Representa todas las tonterías que puede tener encima una quinceañera en pleno pavo. Un pavo enorme. Presumida, respondona, irresponsable… Todo le parece mal, y a todo lo que no le gusta contesta “vomitorium”, así que está continuamente con el “vomitorium” en la boca.

Y cada vez que dice “vomitorium” te mueres por cruzarle la cara.

Te puede caer mejor o peor, pero tiene muchísimo carisma.

A la hora de llevar este personaje a la serie, han mantenido un poco la tontería de la quinceañera y su rebeldía anti-padres, pero han preferido centrarse en el punto de amistad con la protagonista y no dice “vomitorium” ni una sola vez.

Se han cargado al personaje.

¿Qué es mejor? ¿Una amiga o una herramienta?

Pues en la película, Hanna había encontrado una amiga. En la serie, sólo un vehículo.

Sin personalidad.
Sin pavo de bofetón.
Sin vomitorium.

Yo hubiera preferido mil veces a la del vomitorium. Lo mismo que me hacía querer abofetearla en la película, me hacía echarla muchísimo de menos en la serie.

Me había movido algo dentro. Había conseguido que la reconociera y conectara con ella.

Esto es igual con tu página web. Es importante que la personalidad sea visible, y no sólo “amigable”.

Si quieres que tus textos demuestren tu personalidad más allá del buenrollismo anodino e imperante, ponte en contacto conmigo.

Si quieres ver de qué textos te estoy hablando, puedes hacerlo aquí.

Un saludo,
R.

PD: Es difícil porque la mayoría piensa que siendo neutro llegas a más gente. Lo sé. Pero es la manera de conseguir que se decidan por ti los que son compatibles contigo.