Categorías
Inbloggernable

Storytelling que se recuerda y aumenta ventas

Con la vuelta del verano tengo algo que contarte. Te lo recordaré más adelante cuando todo apunte a que volveré a desaparecer durante una pequeña temporada.

Tengo un bollito en el horno, como dicen en Kill Bill.

Y como soy primeriza en esto, no sé cómo de compatible será tener una criatura berreante demandando todo lo que soy, con escribir para aumentar las ventas de tu negocio.

Afortunadamente, tengo aún unos meses para ponerme las pilas y adelantar los textos de unos dos meses que me daré de margen. Pero esos textos no incluyen mis emails.

Una de las cosas más positivas de este nuevo estado es que todo el mundo me cuenta historias de embarazos y bebés. Es como si hubiera entrado en un club y las conversaciones han cambiado completamente.

Historias nuevas y cuantas más, mejor.

Mira, si algo sé a ciencia cierta es que una historia se recuerda cuando te provoca una emoción.

Me contaron una de una madre que estaba tan tan tan agotada durante los primeros meses de vida de su bebé que se quedó dormida mientras lo estaba bañando. Y el bebé se ahogó.

¿Pena? Un poco. Pero sobre todo pánico.

Ahora ando mirando que la bañerita que tenga que comprar tenga algo donde apoyar al churumbel por si me quedase frita sin querer, el bebé pueda seguir respirando.

Así impacta un relato cuando genera una emoción.

Esta técnica de contar historias es poderosísima si la usas bien en tu web, en un anuncio o en un email.

Y yo puedo ayudarte con eso.

Así que si quieres que le dé un empujón a las ventas con historias que remueven las entrañas, ponte en contacto conmigo.

Si antes quieres recordar con qué textos podemos empezar, puedes verlo aquí.

Un saludo,

R.

PD: Las historias que venden no siempre tienen que ser positivas. Lo bueno de las que son un poco más dolorosas es que ofrecemos una solución para que no se produzcan.